lunes, 5 de junio de 2017

Biografías desde la Universidad

© Don César Corzo Espinosa a sus 50 y tantos. Archivo fotográfico de DCCE
Pensando en mis tesistas estrellas

Don Manuel de Jesús Martínez Vázquez (1913-2012), oriundo de Tuxtla Gutiérrez, tras 98 años de vida larga y fructífera, recién ha fallecido. Un gran hombre, un buen profesor de jóvenes y maestros, periodista y locutor, pero sobre todo, excelso cronista y relator de las tradiciones y costumbres tuxtlecas. 

Motivo más que elocuente para referir la importancia, la pertinencia de los estudios biográficos y la confección de las “historias de vida” de los más grandes; las y los más singulares personajes de la vida social, pública y privada; baluartes-ejemplos de la identidad económica, cultural e intelectual de Chiapas.

Fijo mi atención en esto, ante la evidencia de que las instituciones del gobierno, las universidades públicas y privadas, y los organismos y organizaciones sociales, nada, absolutamente nada hacen, ni han hecho respecto de la necesidad de disponer recursos para incentivar la elaboración de estudios biográficos, la publicación de textos relacionados, y la divulgación general, referida a éstas nuestras estrellas: las personas que profesional y vocacionalmente —o por altruismo y a título humanitario— dedican o dedicaron su vida y sus pasiones a construir, o a reforzar la construcción de Chiapas, desde su producción científica, sus creaciones artísticas, sus aportaciones tecnológicas y la promoción de la identidad cultural de esta tierra, entre otras diferentes opciones de vida.


Y traigo esto a colación, pues alumnas de la UNACH-Facultad de Humanidades, recién terminaron su tesis profesional, presentaron su examen de grado y hoy se desempeñan ya, como comunicólogas, aunque entre ellas se cuela un machín, el buen José Eric Ovando, quien saca la casta, aunque las bellas siempre fueron: Tania Ochoa Aguilar e Isabel Ocaña Duque. 

Pequeña fuerza de tarea que, aunque efectúa su investigación durante escasos cinco meses, logra un trabajo excepcional: la biografía de un personajazo. La vida y obra —aunque también algo de las pasiones excéntricas— del maestro Don, así con mayúsculas, el maestro Don César Corzo Espinosa, escribidor, pintor, muralista, filólogo mesoamericanista y un tanto bohemio.

Es valiosa por sí misma esta propuesta, cuando observamos la integración de una verdadera “contribución a la biografía del pintor”, como ellos modestamente subtitulan su tesis. Pero es más apreciable aún, cuando revisamos: siete capítulos constantes de 215 páginas, todos integrados por subtítulos. 

1. Hombre y humanidades, 2. Vocación y gusto por el arte, 3. Vida en la academia de San Carlos, 4. Pintor y artista plástico, 5. Cuba mi segunda patria, 6. Innovando las técnicas pictóricas y 7. Fidelidad a la pluma. Tesis pordios, sobradamente completa, aunque además, aporta algo por igual o más importante: un diagnóstico preliminar del estado que guarda la producción de documentos y materiales biográficos. Una especie de inventario aproximado de las biografías publicadas de los personajes ilustres chiapanecos, naturales y adoptados.

Narran, por ejemplo, 1. Que de los galardonados con el Premio Chiapas, tan sólo existen pequeños folletos biográficos para diez de ellos y una sola biografía formal: la del Doctor Manuel Velasco Suárez, 2. Que la mayor parte de las biografías corresponden a personajes asociados a la política y no a las ciencias ni a la cultura, 3. Que tan sólo en tres sitios existen muy pequeñas y escuetas fichas biográficas de las mujeres y hombres valiosos de Chiapas y ellos son: 

a) El Diccionario Enciclopédico de Chiapas en cuatro volúmenes, del Coneculta y la Unicach (2000), b) La Biobibliografía de los Escritores del Estado de Chiapas en dos tomos de Octavio Gordillo y Ortíz (1996), y c) La pequeña galería de personajes ilustres de Chiapas “ubicados en la Sala Gustavo López Gutiérrez, anexo al Archivo Histórico del Centro Cultural Jaime Sabines, en Tuxtla Gutiérrez”, 4. Que a duras penas localizaron 60 materiales impresos, entre folletos y libros, algunos con biografías formales de personajes de diversas épocas, incluida la Colonia, y otros integrados por colecciones de pequeñas fichas biográficas diversas, y 5. Que varios de estos materiales repiten el tratamiento biográfico de las personalidades más conocidas: Fray Bartolomé de Las Casas, Fray Matías de Córdova, Emilio Rabasa, Ángel Albino Corzo, Joaquín Miguel Gutiérrez, Belisario Domínguez, Jaime Sabines y Rosario Castellanos.

Pero lo más importante estriba en que, tras revisar las fuentes mencionadas y otras adicionales, y haber preguntado a informantes calificados, identificaron a 613 personalidades destacadas, dignas de biografiarse ¡Nacidas tan sólo a lo largo del siglo pasado! Es decir: en su recuento no incluyen la retahíla de personajes chiapanecos, actores de la vida económica, científica, política, religiosa y cultural de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX; de modo que probablemente, la lista completa de actores destacados —desde Las Casas hasta los escritores e intelectuales nacidos durante la década de los 60 del siglo pasado— ascienda a entre 850 y 1050, según agreguemos 50 o cien personajes por cada uno de los siglos precedentes.

Y ya, termino con una cita de mis tesistas-autores; conclusión que la verdad… evidencia la cortedad intelectual de quienes gobiernan, o acaso la aberrante negligencia y estulticia de sus administradores. Ellos escriben:“A lo largo del trabajo descubrimos abandono y falta de interés […] por el registro de la vida de los personajes ilustres (escritores, médicos, poetas, ingenieros, cronistas, pintores, escultores, etcétera), descuidando un aspecto sociocultural que centra su importancia en el enriquecimiento y perpetuación de la cultura misma. En Tuxtla Gutiérrez, la carencia de información sobre el Método Biográfico y las Historias de Vida, es considerable en sus bibliotecas, y lo mismo ocurre en las de la UNACH. Similar a esta carencia es la del gobierno del Estado y sus instituciones, pues no cuenta con archivos que registren a profundidad, las aportaciones de los artistas, creadores y demás eminencias de la cultura chiapaneca”.

Referencia bibliográfica del trabajo recepcional: Ocaña Duque, Ana y otros (2011): César Corzo. El mural de su vida. Contribución a la biografía de un chiapaneco bárbaro. Tuxtla Gutiérrez: UNACH-Facultad de Humanidades (tesis). 349 pp.

No hay comentarios.: